Blog

Fintech para hacer Referéndum

Nos gusta encontrar soluciones tecnológicas que mejoren la calidad de vida de las personas. Es nuestra pasión y nuestro trabajo de cada día en Mobilendo. Por eso en nuestras reuniones de brainstorm surgen ideas como ésta.

Éste no es un artículo de opinión política. Es un post sobre una idea para solucionar con tecnología y de forma sencilla algunos problemas que aparecen en elecciones, referendums como el de Catalunya y otras votaciones.

El problema actual:
Organizar una votación sobre la población sigue siendo un proceso complejo y anticuado. Suele consistir en elaborar un censo, designar colegios electorales, mesas, constituir las mesas con representantes que identifican a los votantes DNI en mano, dejar un tiempo para votar, contar los votos manualmente en cada mesa y enviar los resultados a una central.

El voto telemático se anuncia desde hace años como la solución que va a llegar, pero ninguno de nosotros lo hemos utilizado en votaciones nacionales, ni autonómicas ni municipales (votar en Eurovisión por sms no cuenta :D). Todos tenemos un DNI electrónico que podría ayudar en una votación telemática, pero a casi todos nos caduca el DNI electrónico sin haberlo usado en ningún trámite con la Administración y no tenemos lector de eDNI. También casi todos tenemos un número de móvil y estaría bien poder votar por SMS en unas elecciones, pero hay mucho riesgo de suplantación de identidad (cogiendo el móvil a un conocido o via sms spoofing).

La idea feliz:
Votar a través del Banco, haciendo una transferencia desde cualquier cajero o banca online.

El organismo que quisiera hacer unas elecciones o Referendum, debería anunciar una Cuenta Bancaria. Cualquier persona con cuenta bancaria podría ir a un cajero o entrar en la banca online de su banco y hacer una transferencia de 0,01€ a la cuenta del organizador, con el concepto “SI” o “NO” por ejemplo (en el caso de ser un referendum con esas opciones de respuesta).

El banco recibiría las transferencias y podría conocer el número DNI del titular de la cuenta origen, comprobando si pertenece al censo y asegurándose de que solo vota una vez. Por supuesto esta comprobación se haría de forma automática, en los servidores del organizador. El número del DNI debería por tanto viajar hasta el banco del organismo organizador y el organizador extraer la información via APIs ya existentes para su procesado.

Una vez terminado el plazo de votación-transferencia, el organismo podría devolver las transferencias de forma automática, o bien destinar ese dinero a Sanidad, Educación, una ONG, etc. según lo que haya establecido al organizar la consulta popular.

Desarrollando esta idea se logran las siguientes ventajas:

  1. Se ahorra en urnas y papeletas.
  2. Se evita que una persona pueda votar más de una vez.
  3. Se evita suplantación de identidad. Para hacer la transferencia el usuario tiene que introducir al menos su PIN en el banco.
  4. Se evita que vote gente que esté fuera del censo. El banco tiene el DNI del titular de cada cuenta.
  5. Se evita que haya gente que no pueda votar por tener que desplazarse hasta el colegio electoral.
  6. se evitan situaciones de riesgo en colegios electorales.
  7. Se ahorra tiempo en colegios electorales y personal para las mesas.
  8. Se automatiza totalmente el conteo de votos.
  9. Ya no se hace necesario el voto por correo. Cualquiera puede votar desde un cajero o desde su banca online, desde cualquier parte del mundo.
  10. El votante se queda con un justificante de su voto.
  11. Se puede destinar el 0,01€ de cada voto a una buena causa.
  12. Parte de los costes logísticos los asume el sistema bancario en lugar del estado.
  13. La probabilidad de que se pierda un voto se reduce a la probabilidad de que se pierda una transferencia bancaria (¿0?).

Quedaría pendiente resolver:

  1. Qué % de la población no tiene Cuenta Bancaria a su nombre y qué solución dar.
  2. Dar la opción al ciudadano de elegir si el 0,01€ de su transferencia se le devolverá o se destinará a otra causa.
  3. Garantizar el voto secreto. Algunos empleados de banca podrían acceder a los movimientos bancarios asociados a una votación, incluso el propio organizador podría ver qué ha votado cada ciudadano. Podemos resolver este punto mediante una variación, pidiendo a los ciudadanos que en lugar de indicar “SI” o “NO”  en el concepto de la transferencia, indiquen un número de teléfono en el que quieran recibir un enlace único para votar de forma anónima.
  4. Otras limitaciones del sistema bancario. Desconocemos si el sistema está preparado para soportar millones de transferencias en una misma cuenta. Sí que sabemos que algunos bancos limitan el número de transferencias que puede recibir una cuenta particular, no sabemos si ocurre lo mismo con cuentas de organismos públicos.

En Grupo Alfatec tenemos experiencia implantando soluciones de Participación Ciudanana. Estas soluciones se integran con el Padrón del municipio para verificar los datos del ciudadano, envían claves seguras por SMS a las personas que quieran votar y se están usando ya en proyectos de presupuestos colaborativos, por ejemplo. Somos conscientes que la votación a través del banco no es la solución ideal, pero es una “idea feliz” interesante que nos gustaría seguir estudiando.

No está permitido comentar, pero sí los trackbacks y pingbacks.